Tubo de ensayo

15/Mayo/2017

 

René Delios

 

Para que lo entienda: sí ya le cumplieron las peticiones laborales a las enfermeras huelguistas ¿Qué más quieren a costa de su vida? Porque dar solución a todos los requerimientos del sector salud en Chiapas como lo plantean en sus peticiones, nada más no va a ser posible ni en lo que resta del sexenio, me cae.

Digo, porque en un setenta por ciento es bronca federal, y nada más por ellas no la van a cumplir, porque igual están en otras entidades del país en que las deficiencias en el sector salud de cada una es visible, no solo en instalaciones, instrumentación, equipo, personal, capacitación y todo lo requerido en la actualización de primer, segundo y tercer nivel médico.

Leí además que el diputado de Morena por Chiapas, presentó demanda de requerimiento ante la ONU -más para exhibir al gobierno de Peña, que al gobernador Velasco, porque la organización no se va a referir a Chiapas más que como punto de referencia, y sí al gobierno de México, como socio de esa parafernalia internacional-, por deficiencias en el sector salud.

Y pareciera descubrir el hilo negro: denuncias sobre eso ya hay en la ONU, y refieren desde hace varios años sobre las zonas de Los Altos de Chiapas; Zongólica, Veracruz; Mazateca, Oaxaca; Sierra, Guerrero, obvio Tarahumara, Chihuahua y demás zonas montañozas del país preponderantemente indígenas, que han sido “acusadas” de carecer de los servicios básicos en materia de salud pública, lo cual es completamente cierto, y no hay justificante para eso, salvo el que no hay varo para solucionarlo a mediano plazo.

Fue por eso que la UNICEF hace años puso una oficina regional en nuestro país -raro, no es común- creo con sede en San Cristóbal de Las Casas, para dar seguimiento -no para verificar nada- a esos acuerdos del PNUD de entonces, para combatir las desigualdades y que tenían que estar cumplidas en 2015.

Nada más no.

Lo que vuelve a llamar la atención es ese estilo de la oposición radical mexicana, ciega ante cuestiones subyacentes en ese tipo de cosas de la política, como esa huelga de hambre de mujeres enfermeras o esa denuncia del diputado morenista ante la ONU.

Ambas cosas son denuncia pero también lucimiento; espero que esas señoras o el diputado de marras no desilusionen a tantos y tantas que hoy las y lo apoyan desinteresadamente, como pasó otrora con el magisterio y la venta infame que hacen sus líderes de esos movimientos, que dejaron con la consigna en la boca a cientos de miles de seguidores que con ellos la sentían ganada.

La reforma Educativa sigue, avanza, cada semana se consolida administrativamente, y cada vez son más los planteles que se alinean en el país, y esto a colación nada más porque hoy es el Día del Maestro, y salvo las alebrestadas que intentará otra vez la CNTE en sus regiones de dominio, en el resto del país no pasa nada.

Doble contra sencillo que con el movimiento éste no van a lograr nada, salvo Morena gané la presidencia y las cámaras federales, para poder cambiar el modelo educativo como lo quiere la disidencia, a su completa comodidad y no al escenario pedagógico mundial, en dónde ni religiones ni moralinas y si ciencia y tecnología, sociedad y cultura, pero sobre todo, mucho trabajo de tiempo completo, marcan la calidad de información en el tronco común en la educación básica, en especial en países que sí están desarrollados, y no andan con tanto populismo insano y parasitario.

 

Matraz

 

Y como ya también aprendió que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error, Carlos Palomeque Archila, planea seguir dirigiendo al PAN en el estado, aun cuando la actual dirigencia estatal lo responsabilizó del quebranto financiero y político que actualmente vive este partido, pero piensa revivir gracias a su amistad con Roberto Gil Zuarth, y aliándose con Paco Rojas; a quien ahora piensa impulsar a la gubernatura, y quizás este último debería saber que Palomeque acostumbra grabar todas sus conversaciones con su celular, no se vaya a repetir lo de la caja de zapatos.

El problema en el PAN es que ésta pequeña cofradía que dirige Palomeque, es la que entregó a ese partido a los gobiernos perredistas de pablo Salazar y Juan Sabines, menguando con mucho la credibilidad y presencia del blanquiazul en Chiapas, a cambio de mercedes y privilegios políticos.