Estudiantes LGBTI son víctimas de homofobia de compañeros y maestros: ONGs

15/mayo/2017

 

La encuesta demuestra que la homofobia también existe entre el personal de las escuelas

 

Agencias

 

El 49.75% de estudiantes de la comunidad lesbiana, gay, bisexual, transgénero e intersexual (LGBTI) afirman ser víctimas de acoso o “bullying” de manera regular.

 

La violencia es más común para la comunidad transexual que estudia secundaria y preparatoria, ya que 61% y 55% respectivamente han sido objeto de burlas transfóbicas y agresiones físicas; la cifra baja a 43% en lesbianas y 40% de gays, de acuerdo a la Segunda Encuesta Nacional sobre Violencia basada en Orientación Sexual e Identidad de Género en México.

 

*Te puede interesar: Drag-queens realizan visita guiada en Museo Nacional de las Culturas del Mundo

 

Los resultados de esta encuesta se dieron a conocer a días de conmemorarse el Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia (17 de mayo).

 

Los estudiantes con preferencias dentro de la diversidad sexual que aún no han sido víctimas de violencia, es porque no están “fuera del clóset”, es decir, sus compañeros no saben que son lesbianas o gays.

 

El 60% de las y los participantes dijeron que no reportan los incidentes de “bullying” o acoso al personal escolar debido a que tienen miedo a ser discriminados o a que sean “sacados del clóset” ante sus padres.

 

De quienes sí reportan los incidentes, sólo la mitad tuvieron una respuesta positiva de sus maestros o directivos, lo cual muestra que la homofobia también existe entre el personal de las escuelas.

 

Los resultados también revelan que un 15% de los participantes sufre ciber-acoso de forma regular, sin embargo la violencia verbal y física en la escuela es mucho mayor que la virtual, particularmente en baños, vestidores y clases de educación física.

 

Las y los estudiantes que reportaron mayores niveles de violencia verbal y física tuvieron un 24% más de síntomas depresivos en comparación con quienes reportaron nula violencia hacia ellos por parte de sus compañeros, según Ricardo Baruch del Instituto Nacional de Salud Pública, quien apoyó en el análisis de los datos.