Editorial

17/abril/2017

 

 

Obvio era que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, aprovechará la coyuntura de la captura del exgobernador, Javier Duarte de Ochoa, para muchos considerado la imagen misma de la corrupción en México, y del como los gobernadores disponen de los recursos públicos de manera discrecional, sin control alguno, existiendo antecedentes de dos más ya detenidos, como Guillermo Parres y Tomás Yarrinton.

La Fiscalía General del Estado veracruzano, precisó en medio de la información sobre la captura, que continúa realizando investigaciones en torno al desvío de recursos, que se elevan a varios miles de millones de pesos, y que en argot popular la pregunta es si se podrán recuperar.

Ya han sido muchos los ejemplos de ello; arrestar al ex mandatario sin recuperar los recursos que según se robó son cosas distintas, porque no se ha sabido que Parres o Yarrinton vayan a regresar lo que se dice, desapareció de las arcas.

En Veracruz, han sido libradas por jueces locales dos órdenes de aprehensión contra Javier Duarte, de las tantas que tiene ya acumuladas, adicionales a la que ejecutó el Gobierno Federal.

Evidentemente la Fiscalía General del Estado jarocho se va a sumar a la solicitud de extradición que presente el Gobierno de la República, que está de más, pues es una solicitud ya hecha, y desde luego obedece a los tratados que en la materia tiene México con naciones del hemisferio.

Yunes Linares, con esto busca notoriedad, y por eso agradeció a las autoridades federales por su compromiso para dar con el paradero del ex gobernador y aprehenderlo, en algo que se adjudica la PGR, luego de que familiares y conocidos del ex mandatario, hicieron lo necesario para revelar su ubicación, según información dada a conocer.

Mientras en las estructuras de gobierno se habla de que se va a hacer justicia, la base popular pregunta qué con los millones que se dice se llevó el ex gobernador Duarte.

Un gobernador muy sonriente de acuerdo a los virales en las redes, que indican que, no está tan preocupado.