Pide PRI a EPN atender llamado a frenar “gasolinazo”

1/Febrero/2017

Estefan Chidiac puntualizó que entre el viernes 3 y el sábado 4 de febrero, las autoridades deberán tomar invariablemente una decisión sobre el ajuste a los combustibles

Agencias

La bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados se pronunció a favor de que el Ejecutivo Federal sea sensible al llamado hecho por la dirigencia de ese partido político, a fin de buscar alternativas y evitar el ajuste a las gasolinas que entrará en vigor este mismo fin de semana.

El diputado Jorge Estefan, secretario de las comisiones de Hacienda y Presupuesto indicó que el siguiente movimiento en los combustibles dependerá del comportamiento del tipo de cambio y del precio del petróleo a nivel internacional, cuya volatilidad es “brutal” y por ello, nadie puede anticipar que ese fin de semana, esos precios se reduzcan.

Sin embargo, explicó que debido a las condiciones registradas en los últimos días por el petróleo y el dólar, hay posibilidad y margen de acción para frenar el aumento a las gasolinas este fin de semana.

Refrendó que el aumento determinado el pasado 1 de enero, permitió reducir en parte el riesgo de tener un “hoyo” de 200 mil millones de pesos en los ingresos del Estado, por lo que si las condiciones financieras son favorables, es posible que el Ejecutivo Federal pueda absorber el impacto del nuevo ajuste, con alguna modificación extra al gasto corriente.

“Yo espero que el Gobierno Federal sea sensible a la propuesta del presidente del PRI, Enrique Ochoa, y antes que aumentar el precio de los combustibles se agoten otras alternativas.

Entiendo que el margen de maniobra en enero era nulo, con esos 200 mil millones, y entiendo que hoy algo de margen de maniobra podremos tener, porque la cantidad es bastante menor. Por ejemplo, con un recorte presupuestal”, dijo.

Estefan Chidiac puntualizó que entre el viernes 3 y el sábado 4 de febrero, las autoridades deberán tomar invariablemente una decisión sobre el ajuste a los combustibles, por lo que el proceso de liberalización de precios no se detendrá.