5 mitos sobre la esclavitud

7/octubre/2016

Entre 1861 y 1865 tuvo lugar en Estados Unidos la guerra de Secesión. A pesar de la trascendencia histórica y las significativas consecuencias de este conflicto (entre ellas, la eliminación de la esclavitud) aún hoy existen diversas falsas creencias que lo rodean.

 -Sólo unos pocos sureños poseían esclavos.

Un censo realizado en 1860 exhibe que, en los Estados Confederados, el 32% de las familias blancas contaba con esclavos. Esta forma de vida representaba riqueza y prosperidad, incluso para quienes, por falta de recursos económicos, no podían acceder a ella.

 -La causa de que el sur se separara de la Unión no fue la esclavitud sino los derechos de los estados.

La postura de la Confederación en cuanto a la esclavitud era clara, incluso en aquel entonces. En la declaración de las causas de su independencia se menciona, explícitamente, la creciente hostilidad de parte de los estados abolicionistas a la institución de la esclavitud.

 -La Unión entró en guerra para liberar a los esclavos.

Lo cierto es que el principal objetivo de los estados del norte era mantener al país unido. Como escribió el presidente Abraham Lincoln en 1862, si salvar a la Unión requería mantener la esclavitud, él lo habría aceptado.

 -Hubo esclavos que pelearon a favor de la Confederación.

En efecto, muchos esclavos estuvieron presentes en los frentes de batalla, pero no luchando sino cocinando y limpiando, entre otras labores realizadas para las tropas sureñas.

 -Las colonias americanas contaban con esclavos irlandeses.

El mito surgió durante los siglos XVII y XVIII, cuando criminales irlandeses eran enviados a América para cumplir su condena. Estos recibieron el apodo de “esclavos blancos”, aunque sus condiciones laborales (ya deplorables de por sí) ni se acercaban a las de la esclavitud.