Tubo de ensayo

28/enero/2015

René Delios

 

Tenemos una realidad que rige la vida pública y son las leyes.

En estas se especifica la responsabilidad y atribuciones  de los ciudadanos, y hasta el cómo actuar en caso de inconformidad para no lesionar el derecho de terceros.

Pero aun con eso, resulta que sucede lo contrario: los que se manifiestan por inconformidad lesionan los derechos de otros, sin importarles el asunto en lo más mínimo, y caen en una anarquía que desde luego es vandalismo.

¿Así vamos a seguir?

Para dónde nos llevará eso.

Una nota de El Universal reseña la situación en que subsisten los padres de los normalistas desaparecidos ya hace cuatro meses, y que están en situación de precariedad al perder sus pertenencias de producción.

A esos cuatro meses de que sus “apoyos” han hecho vandalismo de todo tipo por las carreteras y casetas de México ¿Cómo es posible que esas personas estén en situación precaria?

La verdad hablamos den una cantidad considerable de dinero que todos los días sus simpatizantes de muchos lados cobraron a automovilistas so pretexto de apoyo a esos señores.

¿Luego de tantos sucesos sangrientos, de masacres entre sicarios, de secuestros multitudinarios como el de los migrantes en Tamaulipas, las andanzas del crimen organizado nos han quitado la capacidad de asombre?

Igual y sí, pero otra cosa es que grupos de indistinta índole lucren bajo la sombra de la lucha social del dolor ajeno, de un reclamo nacional como lo es ver a esos jóvenes con vida.

Sin ánimo de ser incómodo no creo que a sus secuestradores, les sea práctica la estrategia de mantenerlos en custodia. Son muchas personas que demandan alimentación entre otras cosas mínimas.

Comparto la idea de no dejar morir ese infame, atroz caso, pero no se vale que organizaciones y gremios sigan cometiendo vandalismo a su nombre.

Y más ahora que ya quedó claro en la voz de los padres de que no llegan los dineros que “recaudan” sus solidarios a sus manos.

Matraz

Si Rutilio Escandón Cadenas, el magistrado presidente del Tribunal de Justicia del estado, enseña con el ejemplo, no es de duda r que los operadores del sistema especializado en justicia para adolescentes reafirmen seguir su actitud y buen trato que ha demostrado para lograr que haya más progreso en la impartición de justicia para este sector.

Obvio es que Escandón Cadenas sabe que esos jóvenes que se encuentran en un proceso legal, necesitan de una atención personalizada que los apoye e induzca a salir de sus problemas y tendencias irregulares, para que sean mejores ciudadanos, por eso, el poder judicial del estado, se trabaja en coordinación con otras instituciones y organismos sobre el tema, cumpliendo así con las disposiciones contenidas en la Carta Magna y los tratados internacionales.