Los sitios arqueológicos más allá de Palenque

28/enero/2015

palenque

 

Desde hace 20 años, el arqueólogo Rodrigo Liendo Stuardo y un equipo de especialistas de diversas instituciones mexicanas y extranjeras han recorrido los rincones de la selva que se extiende más allá de la zona arqueológica de Palenque para buscar e identificar los asentamientos que este antiguo reino maya llegó a controlar en tiempos prehispánicos.

 

Con la ayuda de mapas, fotografías, levantamientos topográficos y recorridos a pie en cortas temporadas de campo, el proyecto que dirige el investigador del Instituto de Investigaciones Antropológica (IIA) de la UNAM ha logrado mapear cerca de 600 km² que abarcan territorios del municipio de Palenque, en Chiapas, y algunos de Tabasco. En esa área han localizado cerca de 629 sitios, desde conjuntos residenciales hasta estructuras arquitectónicas aisladas, que no han sido explorados y ahora se encuentran ocultos entre la selva.

 

Los especialistas que colaboran en el proyecto han puesto a disposición del público los resultados y avances de esta extensa investigación que permite ver el poderío que llegó a tener Palenque en esa región, así como sus relaciones políticas, económicas y sociales con otros asentamientos.

 

Ciudad escondida. Entre los sitios localizados por los investigadores sobresale Chinikihá, un sitio oculto entre la maleza y bajo las raíces de los árboles, en el que se han identificado grandes estructuras arquitectónicas que todavía no han sido excavadas.

 

Ubicado en el ejido de Reforma Agraria, al este de la ciudad de Palenque, este asentamiento se caracterizó por la fabricación de instrumentos líticos y llegó a tener la mitad de la extensión de Palenque. Según Liendo Stuardo, la información sobre Chinikihá es parcial debido a que no se ha realizado un proyecto de excavación que permita ver las dimensiones de los conjuntos arquitectónicos.

 

“Es un sitio que está casi desaparecido bajo la selva. Creemos que hay palacios, templos muy importantes y unidades residenciales muy complejas. Y es más o menos la mitad de Palenque, pero no ha sido excavado de manera sistemática”, comenta en entrevista.

 

En los últimos años, cuenta el arqueólogo, ha surgido el interés por explorarlo con la idea de abrirlo al público para hacerlo parte de un circuito turístico que incluiría a Palenque y otros sitios arqueológicos cercanos.

 

Por ahora, como parte de este proyecto regional que es auspiciado por la UNAM y cuenta con los permisos del INAH, se ha realizado un plano topográfico de las estructuras y fechamientos aproximados a partir de calas arquitectónicas y de cerámica que se ha recolectado en el sitio.

 

“Personalmente he tratado de crear el interés para que haya más recursos para investigar y poder abrir ese sitio al público. Hace unos años se construyó una carretera que va de Palenque al área del Petén, en Guatemala, y Chinikihá está perfectamente ubicado para ser un sitio turístico interesante en esa área; además de que sería muy importante para la economía local”, comenta el investigador.

 

La primera vez que se tuvo noticias sobre Chinikihá fue a finales del siglo XIX, pero hasta ahora no se han localizado inscripciones que aporten mayor información sobre los gobernantes de esta ciudad. Sin embargo, Liendo Stuardo sostiene que debió mantener una estrecha relación con Palenque.

 

Organización dominante. La base de datos de los asentamientos que se han registrado en esa área de 600 km² también ha permitido a los arqueólogos calcular el número de habitantes que llegó a estar bajo el dominio de Palenque y Chinikihá.

 

Según el investigador, en su mayor época de apogeo (Siglo VIII y IX DC), esa área maya llegó a contar unos 38 mil habitantes, que se concentraban en los alrededores de ambas ciudades.

 

“En esos 600 km², Palenque era la organización dominante, era la capital de un estado pequeño”, señala el investigador; explica que en comparación con otros grandes reinos mayas, como Calakmul y Tikal, Palenque fue más pequeño.

 

Aunque la mayoría de los asentamientos catalogados y registrados no han sido excavados, Liendo Stuardo asegura que estos datos han comenzado a proporcionar mayor información sobre los dominios de Palenque y su relación con otros reinos mayas.

 

Hasta ahora, comenta, se ha logrado una especie de fotografía área de cómo estaba integrado este territorio. Lo que sigue es saber qué diferencias había entre cada uno de estos sitios, si había una especialización económica entre ellos y cuáles eran sus relaciones políticas.

 

Otro de los objetivos del proyecto ha sido describir el estado de conservación de cada uno de estos sitios, que hoy se encuentran habitados por poblaciones contemporáneas que los ponen en riesgo de saqueo.

 

Un factor que representa un riesgo son las obras de infraestructura que comenzaron a desarrollarse en los últimos años en la región.

 

“La ciudad de Palenque creció mucho en los últimos 10 años y existe una presión muy fuerte para promover el turismo y hacerlo un sitio que reciba visitas masivas”, dice el investigador del Instituto de Investigaciones Antropológica de la UNAM.