EXPEDIENTE POLITICO

21/enero/2015

JOSÉ CONTRERAS

 

columas archivoPlaga de Chapulines

La proliferación de chapulines, que saltan de un cargo de elección popular a otro, podría ser combatida por dos vías: el comportamiento ético de los políticos y las reformas legales.

La segunda es la más complicada, pues involucra diversos ordenamientos de nuestro marco jurídico y hasta del derecho internacional.

En los últimos ocho años se han registrado tres intentos fallidos por evitar casos específicos de chapulinismo por vías legales.

El primer caso ocurrió en el 2007, cuando el entonces presidente municipal de Tijuana, Jorge Hank Rohn, era candidato del PRI al gobierno de Baja California.

El Tribunal Electoral estatal le retiró su candidatura con el argumento, basado en una muy particular interpretación de la Constitución local, de que quien ocupaba un cargo de elección popular tenía prohibido aspirar a otro.

Hank impugnó y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le restituyó su candidatura, al considerar que la Constitución federal no prohíbe a los alcaldes en funciones postularse para otro cargo de elección popular.

Los otros dos casos se presentaron apenas en el 2012, cuando los presidentes municipales de Monterrey y Guadalupe, Nuevo León,  Fernando Larrazábal e Ivonne Alvarez, buscaban otros cargos de elección popular.

Ante la demanda de un grupo de ciudadanos que exigía que ambos alcaldes, –el primero del PAN y la segunda del PRI–  terminaran sus mandatos, jueces de distrito dejaron sin efecto las licencias de ambos, lo que les impedía competir en las elecciones federales del 2012.

El caso llegó al TEPJF, órgano que aplicó el mismo criterio que en el caso Hank: ninguna ley obliga a quien ocupa un cargo de elección popular a concluir su mandato.

Obligarlos a regresar a los cargos de alcaldes, sentenció el TEPJF, hubiera representado una violación a su derecho de ser votados, un derecho consagrado en los tratados internacionales suscritos por el Estado mexicano.

El otro camino para evitar el furor chapulinista que vivimos en este naciente 2015 es la ética.

Si los políticos tuvieran ética buscarían terminar los periodos para los cuales la ciudadanía les dio su voto, en lugar de brincar a otro cargo.

Si los dirigentes de partidos tuvieran ética evitarían que se presentaran casos extremos, como el hecho de que todos los jefes delegacionales del PRD dejen botados sus puestos para buscar mejores posiciones.

Pero bueno, es más fácil pedirle peras al olmo que pedir ética en la política y en el ejercicio del servicio público.

OFF THE RECORD

**PEPENA DEL PRI

El ex secretario de Salud, José Angel Córdova Villalobos, será el candidato del PRI a la alcaldía de León, Guanajuato.

Córdova Villalobos era panista de hueso azul, hasta que la aplanadora de El Yunque lo hizo pedazos en la interna para definir candidato a gobernador en 2012.

**HIJO DE TIGRE…

Nada le impide a Angel Aguirre Herrera, hijo del ex gobernador de Guerrero, Angel Aguirre Rivero, aspirar a gobernar el puerto de Acapulco.

Pero su reputación no es del todo buena.

Ojalá que no sea tan pintito como su padre.

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m